09.12.19

Catalunya, líder en la producción de fruta dulce y de hueso

La fruta fresca es uno de los principales productos agrícolas de Catalunya tanto por la importancia económica y la superficie de cultivo como por el volumen de su producción en el Estado y Europa. También por los niveles de exportación, que en los últimos años han ido al alza y que sitúan el sector frutal en el tercero en el ranking de las exportaciones de alimentos con una cuota del 10,8% y un valor superior a los 1.000 M€. Nectarinas, cítricos, manzanas, peras y melocotones se encuentran entre las frutas más vendidas y bien valoradas en el extranjero.

Calidad ante todo 

Catalunya cuenta con una arraigada tradición campesina que tiene la calidad como distintivo. Esta es también la filosofía del sector de la fruta dulce y de hueso, que apuesta por una producción de temporada, de máxima calidad y respeto por el medio ambiente. Resulta ser un producto gastronómico de primer nivel. “Aquí producimos las mejores variedades, por eso todo el mundo debería comer fruta catalana”, afirma Jordi Cruz, reconocido cocinero catalán por sus 3 estrellas Michelin. Manzanas, peras, melocotones, cítricos, melones, higos y fresas del Maresme son algunas de las frutas que cita Cruz, con las que se pueden hacer múltiples recetas, como compota, pastel de manzana, milhojas de manzana o pato con peras, por poner sólo algunos ejemplos. El cocinero destaca la vinculación que existe entre productores y cocineros y defiende que las frutas sean de temporada y se consuman en su punto álgido.

Para dar a conocer todo este potencial, Prodeca organiza la participación de empresas catalanas del sector de la fruta en la Feria Fruit Logistica, el certamen más relevante de Europa dedicado a la fruta y a las hortalizas que tiene lugar en Berlín cada febrero.

Variedades con sello propio 

A lo largo de la geografía catalana encontramos diversas variedades de fruta dulce con sello propio. Es un reconocimiento que garantiza su calidad, el cumplimiento riguroso de unas normas de producción y certificación y, en definitiva, la vinculación del producto con el territorio. Es el caso de la Pera de Lleida, una Denominación de Origen Protegida (DOP) que engloba las variedades Llimonera, Blanquilla y Conference. También la Poma de Girona, una Indicación Geográfica Protegida (IGP) que abarca cuatro variedades principales: Golden, Red Delicious, Gala y Granny Smith. Un reconocimiento, el de IGP, que también tienen las Clementines del Ebro.

Otra forma de comer fruta

La fruta es un alimento con un alto valor nutritivo y saludable presente en la dieta mediterránea. Llevar un ritmo frenético de vida y tener poco tiempo para comer no están reñidos con una alimentación sana y equilibrada. En este sentido, han ido al alza nuevas fórmulas que permiten compatibilizar los buenos hábitos alimenticios –y por lo tanto, el consumo de fruta– con las comidas de fiambrera al trabajo.

En los últimos tiempos se han popularizado productos como los batidos de frutas y verduras o los zumos, con la perspectiva de que su consumo continúe creciendo. Otras empresas han innovado para hacer más fácil y alcanzable el consumo de fruta. Existen los snacks de fruta, una nueva manera de comer entre comidas de una manera saludable. También un revolucionario sistema de congelación de la fruta fresca que mantiene todas las vitaminas, sabor y textura original. Y para aquellos que quieran comérsela como se ha hecho toda la vida, también existe la opción de que te lleven la fruta fresca en la oficina en su punto óptimo para consumir.

Comparte esta noticia